Estas plantas mágicas no necesitan agua ni abono. Sólo con que las mires seguirán vivas en tu casa, alegrando ese rincón soleado donde siempre es primavera.